Las siete diferencias

El otro día estaba buscando un bolígrafo rojo para corregir exámenes, cuando… oí un ruido muy extraño debajo de la mesa. ¡No os lo vais a creer! ¿Qué creéis que había allí, junto a la papelera? ¡Pues dos dragones pequeños como gatos! ¡Y estaban dormidos, roncando como dos angelitos! Del susto que me llevé no pude evitar soltar un grito y entonces fue cuando los dos dragones despertaron.

Abrieron lentamente los ojos, que eran amarillos como la cáscara de los limones , y bostezaron con tanto sueño que las llamitas que salieron de sus narices por poco le prenden fuego a la papelera. Yo, claro, volví a asustarme y a gritar más fuerte todavía. Los dragones, a su vez, se asustaron con mi grito y se hicieron un ovillo uno al lado del otro, mirándome de reojo con sus miradas amarillo-limón y agitando tímidamente la punta de sus colas.

– ¿Y qué hago ahora?- me pregunté. ¿Llamo a los bomberos o les apago las llamas yo misma con la manguera la próxima vez que vuelvan a bostezar?

Lo de los bomberos era una exageración, me di cuenta enseguida. Al fin y al cabo, tampoco era para tanto. Bien mirados, los dragones eran una monada, tan verdes, tan iguales como dos gotas de agua. Bueno, mejor dicho, tan iguales como dos llamas de fuego.

Ya sé que Ricardo no me va a creer, ni Alberto M., ni Alberto S., ni Alba, ni Carlos, ni Raquel, ni Estefanía, ni Alejandro, ni Rubén, ni Iván, ni Alfonso, ni Juan Carlos, ni Benito, ni Arancha, ni Verónica. Peroel caso es que cogí por los cuernos a los dragones y los metí en la pila vacía de lavar la ropa. No se me ocurrió otro sitio mejor. Allí duermen todo el día, se alimentan de pelusas y a veces juegan con ovillos de lana de colores. De vez en cuando echan alguna llamita, cuando estornudan, tosen o bostezan. Pero no es tan grave y la verdad es que son un encanto. Se parecen mucho, aunque no son iguales del todo. ¿Sabríais encontrar y explicar las siete diferencias de mis dos dragones?

Dragón 1

Dragón 2

Anuncios
Published in: on octubre 27, 2008 at 9:21 pm  Dejar un comentario  

TIENEN MENOS SUERTE QUE TÚ

 

Lalah no tiene la misma suerte que tú.

Vive en un lugar inhóspito: el desierto del Sáhara. Sus vecinos expulsaron a sus abuelos de un país hermoso y rico. Otro país vecino les cedió un pedazo de su territorio mientras esperaban a recuperar su casa. Como Lalah, miles de chicos y chicas saharauis viven en ciudades de tela y arena, en el desierto, esperando. Esta es la ciudad de Lalah:

Pero ni Lalah ni los demás pierden el tiempo. Estudian. Se preparan para el día en que puedan recuperar la tierra de sus abuelos.

Lalah sueña con abandonar el desierto cada noche, con tener una casa como la tuya y vivir en una ciudad o un pueblo como el tuyo. Sueña con vivir en una casa con agua corriente y electricidad, con poder tomar un refresco frío en esos largos veranos del desierto, cuando el termómetro marca 50º dentro de su casa, que es una gran tienda de campaña.  Sueña con que su familia tenga comida suficiente cada día. Lalah sueña mientras duerme y sueña también despierta. Mientras espera a que sus sueños se cumplan, va a la escuela:

Ya sé que no es una escuela muy bonita, pero en ella Lalah aprende y se esfuerza. Quizá no vive en el mejor lugar del mundo, pero Lalah sabe mucho, como todos los chicos de su edad, y dentro de un par de años irá con los mayores, al Instituto. Esta es un aula del Instituto en el que Lalah continuará sus estudios:

Allí…, bueno, no hay ordenadores, pero sí profesores, libros y una sala para ver la televisión y conocer otras cosas. Mira la imagen de abajo: es el lugar donde los chicos y chicas del Instituto van en algunas ocasiones especiales, porque en sus casas de tela no tienen televisión. 

 

Mira ahora tu ordenador, tu clase… Y dime si tienes derecho a no valorar todo lo que tienes a tu alcance. Dime si no crees que tienes mucha suerte.

Merécete tu suerte: Lalah no merece la suya.

Published in: on octubre 19, 2008 at 8:30 pm  Dejar un comentario  

ADIVINANZAS

                    I

Adivina quien yo soy:
       al ir parece que vengo,
       y al venir, es que me voy.

SOLUCIÓN: ¡Era un CANGREJO! Lo adivinó ALBERTO SIERRA. ¡Y tiene premio!

                    II

        No creo que salga
       del agua nadando

       pero está en tu nalga
       si te estás bañando.

SOLUCIÓN: De nuevo Arancha y Alba… Era ALGA.            

    

                     III

      ¿Qué bicho dirás que es, 
     
que es algo y nada a la vez?

SOLUCIÓN: Otra vez Alberto Sierra acertó: es el PEZ.

 
 

             

                 

 

                    IV

       Larga y lisa, larga y lisa,
       llevo puesta una camisa,
       toda bordada, bordada,
       sin costura ni puntada

SOLUCIÓN: Alberto Sierra, Alba Alarcón y Arancha Balset dieron con la solución y ganaron su premio: es la SERPIENTE.

¡Enhorabuena a los ganadores!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Published in: on octubre 6, 2008 at 3:17 pm  Dejar un comentario  

ADIVINANZA VISUAL 1

¿Qué es esto? Yo creía que los leones no comían pescado… ¿Habrá truco? Descúbrelo, escribe la solución explicando cómo has logrado saber de qué se trata y ¡gana un superhipermaxipremio!
Published in: on octubre 6, 2008 at 2:24 pm  Dejar un comentario  

LOS SIETE ERRORES

¿Cómo estamos de agudeza visual? 
Busca las siete diferencias que existen entre estos dos dibujos, escríbelas en un folio ¡y gana!

Verás tu nombre publicado en el blog y…¿quién sabe?, quizá ganes UN PREMIO.

                

Published in: on octubre 6, 2008 at 2:18 pm  Dejar un comentario  

¡¡¡¡SORPRESA!!!!

 

  

¿ESTAMOS TODOS?        ¿SÍ?        ¿NO?

¡¡¡VAYA LÍO!!!
 
En este lío estamos unos cuantos. Os diré sus nombres, para que os vayáis aclarando:
 
Está ALBA, dulce como un ángel. (Esperamos que te recuperes y vuelvas pronto con nosotros).

Está ARANCHA, tan educada, y que habla tan poquito, aunque seguro que tiene muchas cosas interesantes que compartir con nosotros.

Está RAQUEL, simpática y buena gente como ella sola. ¡¡Esa Raquel!!

 
 
 
 
Está CARLOS, que es ese que todavía no nos ha dejado ver todo lo bueno que guarda para nosotros. ¡Estamos impacientes!
 
 
Está IVÁN, ese chico simpático, tan despierto, de pelo de punta: ¡pura dinamita!

 

Está ALFONSO, que se enfada si le llaman pequeño, y con razón, porque él es muy grande. (Solo es pequeño de estatura, y eso es por el momento).
 
 
Está ESTEFANÍA, que es madura, amable y tiene una melena larguíiiiiiiiiiiiiiiiisima.

 

Está JUAN CARLOS, educado, agradable y simpático. ¡¡Ese Juan Carlos!!
  
Está ALBERTO M., tan revoltoso, con esos ojos tan preciosos que tiene.
 
 
 
 
 
Está DAVID, ese chico que sabe ser el más amable de todos cuando se lo propone.
 
 
 
 
 
Está VERÓNICA, paciente, simpática y rubísima. ¡Qué sonrisa la suya!
 
Está RUBÉN, educado, correcto, amable… ¡Un gustazo!
 
Está ALEJANDRO, que además de educado y agradable está siempre dispuesto a echar una mano.
 
Está BENITO, que sabe llegar al corazón de las personas en muy poco tiempo.
 
Está ALBERTO S., un encanto de chico, ¡y esa sonrisa suya!…!
 
 
 
 
 
Y por último está RICARDO (está el último SÓLO porque su apellido empieza por V), que es un poco trasto, tiene buenos sentimientos y una cara supersimpática.
 
 
 
 
 
Y…, bueno, también estoy yo, MARA, vuestra profe de Lengua, OMOAE y además vuestra Tutora.
Quiero deciros que estoy feliz de compartir este año de mi vida con vosotros.
Espero poder ayudaros a tener buenas notas este curso y acompañaros con éxito en la gran aventura de haceros mayores.
¿Problemas? Pues claro que los habrá, y a veces me enfadaré, pero quiero que sepáis que podéis contar siempre conmigo, que os aprecio a todos y cada uno de vosotros como los seres especiales y únicos que sois, cada uno con sus cosas, cada uno irrepetible e insustituible.
En fin, ya ESTAMOS TODOS. Somos un equipo. Y voy a hacer lo posible para que aquí todo el mundo demuestre lo mejor de sí mismo: ese tesoro que todos llevamos escondido y que a veces es tan difícil mostrar a los demás. Espero contar con vuestra colaboración. Y estoy segura de que vamos a lograrlo.
 
 
 
Con mucho afecto  ,
Mara
 

 
Published in: on octubre 4, 2008 at 10:09 am  Dejar un comentario